Página 1 de 1

La deshidratación afecta al estado anímico

NotaPublicado: Sab, 07 Dic 2013, 21:22
por Antonio
El agua es el principal nutriente del cuerpo humano y está presente en un 60% del peso (un 80% en el caso de los recién nacidos), por lo que es vital mantener la hidratación para evitar efectos nocivos para la salud ya que puede causar la muerte si perdemos entre un 8 y un 10% de líquido.
Y es que el agua afecta incluso al estado anímico, sobre todo a las poblaciones más frágiles: niños y ancianos.
Hay que tomar 200 o 300 mililitros de líquido a la hora u ocho raciones al día. Todas las bebidas hidratan, excepto las alcohólicas. Refrescos, infusiones, caldos, leche... contribuyen a la hidratación pero no son indispensables como lo es el agua. En caso de actividad física intensa o de enfermedad es conveniente reforzar con bebidas que favorezcan la reposición de electrolitos.
Solo una deshidratación del 2% afecta al rendimiento y a las habilidades cognitivas. Sería el caso de la coordinación viso-motora, la atención y la memoria a corto plazo y, en niveles superiores, puede provocar fatiga, somnolencia y riesgo de accidente laboral.
Tras ocho horas de sueño podemos perder un 1 o 2% de líquido y, si no se repone al despertar, cuando ya nos encontramos en el umbral de sentir sed, puede afectarnos a la memoria, a la capacidad intelectual, sufrir falta de concentración, cansancio, riesgo de accidentes laborales y dolores de cabeza.
Hay investigaciones que relacionam la falta de líquido en el organismo con las cefaleas, en especial en aquellas personas que no consumen las recomendaciones de ingesta diaria (2 litros para las mujeres y 2,5 litros para los hombres).